Início / Historias de éxito / Mettler-Toledo asegura las Hamburguesas perfectas

Mettler-Toledo asegura las Hamburguesas perfectas

Bell Food Group eligieron la nueva solución de inspección por rayos X X39 de Mettler-Toledo para mejorar el rendimiento de su programa de calidad

Mettler-Toledo asegura las Hamburguesas perfectas

En lo referente a las contaminaciones físicas, los comerciantes de productos alimentarios esperan cada vez más que los proveedores trabajen con ellos para garantizar que los códigos de conducta y los estándares de calidad de marca se cumplen en todo momento. Invertir en las más recientes tecnologías de inspección en línea permiten que los fabricantes de alimentos no solo mejoren la detección de contaminación y la calidad de los productos, sino también la eficiencia de producción, tal y como descubrió Bell Food Group.

Bell Food Group es uno de los principales procesadores de carne y productos precocinados de Europa. Unos mayores requisitos y exigencias de los clientes con respecto a la garantía de calidad y la capacidad de producción llevaron a la empresa a replantearse la configuración de línea de producción de hamburguesas. Como medida de modernización, Bell decidió desmontar la línea anterior, reformar la nave y sustituir los componentes individuales de la línea de producción.

Eligieron la nueva solución de inspección por rayos X X39 de Mettler-Toledo para mejorar el rendimiento de su programa de calidad. La decisión de adquirir el sistema se tomó después de que Bell observara el funcionamiento del sistema X39 en tiempo real en dos instalaciones comparables de Irlanda y Alemania.

"Creo que, actualmente, la inspección por rayos X es el extra definitivo que podemos ofrecer a nuestros clientes en lo que respecta a la detección de cuerpos extraños en las hamburguesas", sostiene Niki Berger, responsable de la gestión de calidad de productos frescos en Bell's Oensingen en Suiza.

Además de contaminantes metálicos, puede detectar diversos cuerpos extraños adicionales que suelen encontrarse en la carne, como huesos, cartílagos, piedras, plásticos de alta densidad o vidrio. El sistema también ofrece toda una variedad de opciones adicionales para comprobar si existen errores de producto y defectos visuales en las hamburguesas, como hamburguesas unidas, agujeros, golpes y copos.

Controles automatizados de integridad de los productos

El sistema de inspección X39 analizan de forma estricta más de un millón de hamburguesas por semana. La mayoría de ellas son los tres productos estándar, que varían según el tamaño, la forma y el peso. 

"Estamos muy satisfechos con el asesoramiento y la ayuda que hemos recibido, así como con la instalación del sistema", comenta Nicky Berger. "En comparación con las antiguas tecnologías de inspección de productos, ahora podemos rastrear y rechazar cuerpos extraños que ocupen la mitad del tamaño de las hamburguesas. En definitiva: todo un punto extra cuando se trata de la seguridad".

Su compañero Ueli Schönenberger también destaca el alto estándar de los controles automatizados de integridad de productos: "Antes retirábamos del transportador las hamburguesas que estuvieran rotas o presentaran agujeros, o las separábamos antes del empaquetado, todo ello de forma manual. Gracias al sistema X39, El responsable de la línea define los límites de tolerancia de defectos visuales y el sistema rechazará las hamburguesas que no cumplan los estándares".

Indicación detallada de errores

Según la variante de hamburguesas que esté produciendo Bell, el sistema de inspección por rayos X realizará la inspección entre tres y seis líneas. Si se detecta algún defecto visual, se rechaza la hamburguesa relevante mediante boquillas de aire multilínea. De esta forma, se reduce de forma significativa el volumen de hamburguesas rechazadas en comparación con sistemas de inspección por rayos X más simples que rechazan el lote entero de la producción. Bell puede incluso diferenciar entre cada producto rechazado según el error de producto,

afirma Ueli Schönenberger. "Gracias al sistema X39, primero podemos definir y guardar los parámetros de tolerancia de las razones individuales de rechazo. Luego, podemos hacernos una idea más detallada de cuántas hamburguesas se han rechazado debido a cuerpos extraños (como huesos o cartílagos) o defectos visuales. A continuación, se guarda una imagen de cada hamburguesa rechazada en la biblioteca de imágenes para que podamos analizar exactamente dónde y cómo se produjeron los problemas. En mi opinión, la combinación de todas estas funciones es mucho más de lo que pueden ofrecer otros proveedores".



Una vez que las hamburguesas se introducen en el sistema de inspección por rayos X, su láser de control integrado comprueba si se han separado correctamente: de lo contrario, estas hamburguesas se rechazan y se preparan para su reprocesamiento. De esta forma, se minimiza la pérdida de productos para el cliente sin perder ninguna de las ventajas de nuestra solución de control de la integridad de productos.

Aplicación de los datos

La mayor parte de la configuración de producto y los límites de tolerancia para cada variante de hamburguesa ya se ha validado después de más de un año y medio, y se ha guardado en el sistema X39. Por ello, los empleados solo tienen que seleccionar un producto de la biblioteca para ejecutar el proceso de inspección, en función de los datos previamente aprobados del producto. Mientras que los empleados pueden llevar a cabo las calibraciones y rectificar simples defectos, los responsables de las líneas disponen de más opciones de acceso que les permiten aplicar cambios adicionales en la configuración del sistema de inspección por rayos X.

"El siguiente paso que queremos tener en cuenta en lo que respecta a la validación y precisión de la biblioteca de productos es el tema del vidrio cuando hablamos de detectar cuerpos extraños", afirma Niki Berger. En el futuro, también queremos archivar todos los datos recopilados por el sistema X39 dentro de una red y evaluarlos. De esta forma, se nos facilita la transferencia de los indicadores de calidad a los clientes, quienes, a su vez, pueden analizar luego las cifras para sus propios procesos de optimización de calidad".

Ueli Schönenberger concluye: "La tecnología con rayos X nos ofrece grandes ventajas en lo que respecta a la garantía de calidad. Realizamos inspecciones en las hamburguesas no solo en busca de cuerpos extraños, sino también para garantizar que las hamburguesas no presentan defectos visuales. De esta forma, se simplifica el empaquetado y el cliente recibe una hamburguesa con una presentación perfecta".

Más información