Início / Historias de éxito / Envasadoras horizontales de BOSSAR PACKAGING con tecnología Rockwell Automation

Envasadoras horizontales de BOSSAR PACKAGING con tecnología Rockwell Automation

Bossar Packaging es un fabricante ubicado en Barcelona especializado en soluciones de envasado, recientemente ha presentado su nueva gama de envasadoras horizontales BMS (Bossar Motion Series) gestionada mediante servos, permiten la reducción de partes mecánicas con tecnología de automatización de Rockwell Automation.

Envasadoras horizontales de BOSSAR PACKAGING  con tecnología Rockwell Automation

Bossar Packaging disponen en el mercado mundial más de 2.500 máquinas envasadoras horizontales (HFFS) que se ajustan a las necesidades de sus clientes, proporcionando desde soluciones económicas y modulares hasta equipos de alto rendimiento, que permiten envasar tanto sobres planos como bolsas de fondo estable con diferentes formas y con una amplia gama de accesorios, como aplicadores de válvulas o zippers. Son compatibles con cualquier producto que se requiera envasarse en el sector de alimentación, bebida, farmacia, cosmética, home care o químico.

Satisfacer las necesidades de sus clientes y ofrecerles un óptimo servicio es el principal objetivo de Bossar Packaging. “Utilizamos la última tecnología para construir nuestras máquinas, con el fin de hacerlas más precisas, ofreciendo a nuestros clientes el más alto rendimiento en el mercado”, explica Gabriel Chillarón, vicepresidente de Bossar Packaging. A través de la tecnología y la creación de una extensa red mundial de ventas y servicio postventa, la empresa dedica su esfuerzo a ofrecer soluciones a medida para cubrir las necesidades específicas de cada cliente.

En los últimos cinco años la compañía ha invertido muchos recursos humanos y económicos en innovación, lo que le ha permitido ser pionera en nuevos desarrollos tecnológicos. Un buen ejemplo de ello es su última familia de envasadoras horizontales, denominada BMS (Bossar Motion Series). Esta gama supone una alternativa a las máquinas mecánicas que integran el tradicional eje de levas. Las nuevas BMS, al estar gestionada mediante servos, permiten la reducción de partes mecánicas y los distintos grupos trabajan de forma independiente. “Lo que diferencia a estos modelos es que son 100% de ejecución servo, trabajando conjuntamente pero con independencia en cada grupo. Ninguno de los competidores ofrece hasta la fecha esta opción como gama completa de máquinas”, añade Chillarón.

La máquina 3.3 de Bossar Packaging permite confeccionar bolsas de 85 x 110 x 20+20 mm. con válvulas top, trabajando en tríplex a una velocidad de 195 unidades por minuto y en condiciones clean. Estas máquinas están equipadas con medidores de caudal magnéticos y cumple con los requisitos sanitarios más estrictos en lo que se refiere a diseño alimentario.

La BMS 3.3 integra exclusivamente componentes de automatización de Rockwell Automation como Allen-Bradley® ControlLogix™ PAC, servos, HMI, fuentes de alimentación, contactores o protectores del motor. El PAC proporciona un control perfecto de las distintas fases de la máquina. El movimiento se gestiona gracias a unos servomotores accionados por servovariadores multiejes de Allen-Bradley Kinetix® 6000 diseñados para que el cableado, la programación, la operación y los diagnósticos sean los más rápidos y sencillos, dotando a la BMS 3.3 de una gran capacidad para las aplicaciones de movimiento precisos sin estrés. Todo ello se complementa con un Allen-Bradley PanelView™ Plus 6, un terminal táctil integrado en este modelo con el que es posible monitorear, controlar y mostrar información del estado de la máquina de manera gráfica.

Para Gabriel Chillarón, son muchos los beneficios que proporciona el utilizar los componentes de Rockwell Automation: “se agiliza el tiempo de diseño, se reducen los esfuerzos de programación, se facilitan las pruebas y validaciones y se incrementa la flexibilidad para cambios futuros”, afirma.  Todo ello también repercute en el cliente final de la máquina, que consigue “reducir el consumo de energía, facilitando el mantenimiento y la resolución de problemas, disminuyendo el tiempo de formación y mejorando la seguridad de la máquina y de los operarios”.

El resultado final es una máquina envasadora inteligente, fiable, fácil de operar y que necesita poco mantenimiento, proporcionando “la mejor precisión, la mayor calidad en el producto final y el menor desperdicio, aumentando la producción entre un 8 y un 15%”, concluye Chillarón.

BOSSAR PACKAGING 

 

Más información