Início / Historias de éxito / La impresora 3D eficiente ganadora del concurso MachineStruxure de Schneider Electric

La impresora 3D eficiente ganadora del concurso MachineStruxure de Schneider Electric

“Diseño de una impresora 3D con parámetros industriales” del profesor Julio Garrido y el alumno Jaime Prado del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidade de Vigo ha sido el proyecto de automatización del concurso organizado por el Instituto Schneider Electric de Formación

La impresora 3D eficiente ganadora del concurso MachineStruxure de Schneider Electric

La primera competición MachineStruxure en Universidades  y que tiene el objetivo de motivar a docentes y estudiantes universitarios a desarrollar nuevos proyectos innovadores utilizando la plataforma MachineStruxure ya tiene ganador. El Instituto Schneider Electric de Formación (ISEF) y el equipo de Industry de Schneider Electric entregarón ayer el primer premio el profesor Julio Garrido y el alumno Jaime Prado del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidade de Vigo

Los alumnos participantes tenían que crear, con la ayuda del tutor del Proyecto Final de Grado, un prototipo teórico de máquina que integrase en su arquitectura como mínimo un controlador, una pantalla (HMI) y dos servomotores y utilizando la plataforma MachineStruxure . Los proyectos debían incluir las librerías de “Eficiencia Energética” de SoMachine que permite desarrollar, configurar y realizar la puesta en marcha de una máquina desde un único entorno. 

Once universidades españolas han participado en esta primera edición,persentando proyectos que se valoraron en función de la innovación tecnológica que representaban, el desarrollo e implementación de la solución más profesional, y el mayor ahorro en la inversión.  “Diseño de una impresora 3D con parámetros industriales”, ha sido el proyecto ganador, una propuesta integral que incluye el diseño mecánico, eléctrico y del software para una impresora de piezas de plástico PLA en tres dimensiones. El objetivo del proyecto es crear una máquina capaz de realizar piezas de gran tamaño sin defectos provocados por la propagación de errores de trayectorias y con un consumo de tiempo los más ajustado posible a las nuevas dimensiones. De esta manera, se pretende reducir la generación de piezas rechazadas y de piezas fabricadas para asistencia en las fases de recalibración. Además, la impresora 3D está concebida para permitir el cálculo exacto y automático del coste que supone la realización de cada pieza. 

"La idea es pasar de las impresoras 'low cost' a una impresora profesional", apuntan los ganadores. El alumno Jaime Prado aprovechó la ocasión para reconocer la oportunidad brindada por Schneider Electric y valoró "su implicación con el sector universitario, no sólo con el primer premio, sino porque este tipo de competiciones impulsa a los universitarios a mejorar y da la oportunidad de llevar a cabo un sueño que, seguramente sin el apoyo de una empresa, se quedaría en el papel."

En el evento de entrega del primer premio, Jordi Joan Arnó, VP de Industry de Schneider Electric, destacó el papel que la universidad tiene en el "camino a la economía real, que permitirá reindustrializar Europa después de la crisis derivada de la explosión de las burbujas inmobiliaria y financiera". En la misma línea, Salustiano Mato, Rector de la Universidade de Vigo, recordó que si Europa no quiere quedarse atrás debe apostar por la economía del conocimiento y  que “para avanzar por este camino las universidades deben actuar como nexo de unión entre la investigación y la industria". Arnó recordó que, para recuperar el 15% del PIB que en la década de 1990 representaba el sector industrial, es necesario "fabricar productos competitivos a menor coste, pero con mayor calidad, y la forma de lograrlo es la automatización y la eficiencia energética", por lo que estas ramas de especialización están cobrando una mayor relevancia en la formación de los futuros ingenieros. 

Para escoger el proyecto ganador del concurso, el jurado valoró numerosos aspectos: desde la innovación que representa la solución presentada, hasta su viabilidad técnica y flexibilidad, pasando por el estudio e implementación de los elementos de seguridad seleccionados o la monitorización de su ahorro energético. Cada uno de los integrantes del equipo ganador recibió como premio un iPad y el centro, en este caso la Universidade de Vigo, podrá crear un Aula MachineStruxure para que los alumnos puedan conocer de cerca la plataforma y hacer prácticas. Para ello, la universidad recibirá hasta un máximo de 15.000 euros para la creación del aula y una ayuda económica de hasta 4.000 euros para la implementación de la impresora 3D.

Más información