Início / Historias de éxito / Implantación del sistema MES CAPTOR de Sisteplant en VICRILA para control de proceso productivo

Implantación del sistema MES CAPTOR de Sisteplant en VICRILA para control de proceso productivo

CAPTOR apoya la estrategia de transformación de VICRILA para aumentar la eficiencia, flexibilidad y agilidad de planta.

Implantación del sistema MES CAPTOR  de Sisteplant en VICRILA para control de proceso productivo

La situación en el año 2009 - Camino en solitario

Vidriería y Cristalería de Lamiaco, primera empresa dedicada a la fabricación de vidrio en España, fue adquirida en 1980 por el grupo francés Arc International.

En 2009, en plena recesión económica, el grupo ARC decide prescindir de su filial española y apostar por el desarrollo productivo en países de bajo coste. Ante esta esta situación, el equipo directivo de Vicrila decidió apostar por emprender de nuevo el camino en solitario, comprando la planta de Leioa.

La supervivencia de la empresa requería una transformación, pasando de ser una planta meramente productiva que trabajaba contra los almacenes de Arc, a ser una compañía competitiva en el mercado nacional con un proyecto de expansión internacional.

Con este propósito se diseña un proyecto sustentado en 4 pilares; Satisfacción del cliente, Eficiencia operativa, Personas y R.S.E. La nueva etapa de Vicrila requería del desarrollo de nuevos productos altamente personalizados a las necesidades de los distintos mercados target de la empresa.

Desde 2009 a 2012 Vicrila ha creado e industrializado 600 nuevas referencias. Las series largas han terminado y la planificación y gestión de la producción es mucho más compleja.

La fiabilidad de la información, las herramientas de mejora continua y la organización de los recursos son los fundamentos del nuevo modelo de gestión industrial que ha posibilitado un equilibrio optimo entre los parámetros de eficiencia, agilidad y flexibilidad.

 

Gestión en tiempo real

En 2010 la dirección industrial comienza a evaluar la implantación de una solución Manufacturing Execution System que les permitiese gestionar la planta en tiempo real y al mismo tiempo les ofreciese un entorno analítico para apoyar los entornos de mejora continua que se estaban desplegando.

El sistema MES a implantar debía ser capaz de desgranar la OEE de cada una de las secciones y líneas de producción, llevar la trazabilidad total del producto y proceso, y gestionar la calidad del producto fabricado en tiempo real.

La gestión de las mermas era también clave para para alcanzar los ratios de eficiencia exigibles a una planta productiva de este sector.

En 2010 Vicrila selecciona la solución MES CAPTOR de Sisteplant tras asegurarse de que la metodología de modelización e implantación a seguir permitiría adaptar CAPTOR a las necesidades del modelo de gestión de planta que se estaba desarrollando en Vicrila.

 

Control integral del proceso

Tener un control integral del proceso de fabricación es imprescindible para llegar a las cotas de eficiencia y calidad necesarias para competir en mercados maduros como el del vidrio hueco.

La calidad de producto, junto con el nivel de servicio, es uno de los factores diferenciales de Vicrila

Con la implantación del MES, Vicrila comenzó a monitorizar los parámetros de producción a lo largo de todas las fases del proceso de fabricación, con especial atención en el control de calidad y mermas.

Los controles de calidad se gestionan de forma automatizada a través de dispositivos conectados a CAPTOR, y también con reportes manuales que se apoyan en los chek list generados a partir de la norma UNE 66020-1.

 En 2009 la tasa de rechazo era de un 2,49 %, mientras que en abril de 2013 esta tasa fue inferior al 1.15%.

 

Apoyo a los diferentes niveles de gestión

Cada nivel de la organización dispone de un entorno de información adecuado a la gestión que debe realizar, dotando de total visibilidad de la situación de planta a los diferentes niveles.

El modelo de flujo de la información en planta permite a Vicrila reaccionar de manera extremadamente ágil frente a incidencias de la producción o cambios en el programa de fabricación

A nivel de planta, el sistema MES permite a los operarios llevar un seguimiento estricto de la producción, tener acceso a los documentos técnicos… Esto les permite tomar decisiones de manera rápida y autónoma.

Los responsables de producción disponen de entornos de gestión visual y monitorización del estado de la planta bajando a nivel de sección, línea u orden de fabricación.

La dirección industrial dispone de un cuadro de mando integral en tiempo real los principales indicadores de rendimiento.

 

Gestión Visual

Las personas son el eje del modelo de gestión y mejora continua que se ha desarrollado en Vicrila.

Durante 2013, la dirección industrial está implantado el concepto de fábrica visual como base para aumentar la implicación al personal de planta.

La información relativa al estado de la planta se publicará tanto en las diferentes pantallas repartidas a lo largo de las líneas de fabricación como a la entrada de la planta, punto habitual de visita de los clientes.

Para la dirección de Vicrila es muy importante que los visitantes de la planta sientan a Vicrila como un centro productivo de máximo nivel. Están convencidos que la planta debe de funcionar también como herramienta de venta.

 

Apoyo al sistema de mejora continua


En el centro de la transformación experimentada en Vicrila se encuentra el despliegue de un modelo de gestión industrial cuyo pilar principal es la toma de decisiones en base al análisis de información de las capacidades productivas.

El sistema MES es el principal suministrador de esta información, proporcionando a Vicrila un entorno analítico y de gestión necesario para el correcto alineamiento de las mejoras operacionales con los objetivos de negocio.

El sistema MES es un elemento indispensable en el despliegue del sistema de mejora continua apoyando en:

 - Identificación del potencial de mejora

 - Despliegue estratégico

 - Sistema de medida

 - Sistema de reuniones

 - Información en planta

 

Just in Time en el final de línea

Debido a la nueva estrategia de empresa, el número de referencias en fabricación y sobre todo en la fase final de packaging, se ha incrementado de manera importante.

Este hecho dificultaba en 2010 la gestión de materiales en el final de línea y precisaba de una solución capaz de facilitar el flujo entre el final de línea y el almacén.

La solución aportada por Sisteplant fue el desarrollo de un sistema Just in Time para hacer más eficiente el suministro de material de embalaje a la línea y agilizar el flujo del producto terminado al almacén.

En la actualidad CAPTOR esta integrado con el sistema SGA. Dependiendo de la fabricación en curso, CAPTOR solicita al SGA la cantidad de material de embalaje específico necesario, asegurando la disponibilidad de los consumibles.

 

Integración con el resto de sistemas de información

La implantación del sistema MES permite a Vicrila controlar y gestionar toda la operativa de planta.

En la actualidad Vicrila tiene establecidas integraciones sigueindo el estándar internacional ISA-95, entre los sistemas ERP Navision, MES Captor, GMAO Prisma, SGA Adaia y GD Sharepoint.

 

Resultados cuantificables

Incremento de la eficiencia global de la planta

En 2011 la OEE de la planta era del 81% mientras que en 2013, con 600 nuevas referencias en fabricación, ha aumentado hasta el 83,75%.

Descenso de la tasa de rechazo

Uno de los motivos de este aumento en la eficiencia global de la planta se produce por el descenso en la tasa de rechazo de producto. En 2009 la tasa de rechazo era de un 2,49 % mientras que en abril de este año, esta tasa es inferior al 1.15%.

Aumento de la disponibilidad de los equipos

Otra de las causas que explican el aumento de la eficiencia global es la disponibilidad de los equipos. Este aumento se debe principalmente al desarrollo de una política orientada a la fiabilidad de los equipos y el uso de un sistema GMAO avanzado en comunicación con el MES.

Flexibilidad

En 2008 el tamaño de la trancha (tiempo de una referencia en fabricación) era de 93 minutos. En 2012 este tiempo se ha reducido en un 30% hasta los 65 minutos por referencia.

Más información