Início / Historias de éxito / El aeropuerto de barcelona consigue la integración de sus sistemas de control con WONDERWARE

El aeropuerto de barcelona consigue la integración de sus sistemas de control con WONDERWARE

Barcelona, España. Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) es una entidad pública empresarial encargada de la navegación civil aérea y de los aeropuertos civiles en España. A través de Aena Aeropuertos S.A., compañía de la que AENA posee el 100% del capital, se gestionan 47 aeropuertos y 2 helipuertos en España y se participa directa e indirectamente en la gestión de otras 28 terminales en todo el mundo. Por número de pasajeros, AENA es el primer operador aeroportuario del mundo con cerca de 200 millones de viajeros anuales.

El aeropuerto de barcelona consigue la integración de  sus sistemas de control con  WONDERWARE

El aeropuerto de  Barcelona-El Prat es el segundo en importancia en España tras Madrid-Barajas. Esta situado al suroeste de la Ciudad Condal y conforma, junto con el puerto de Barcelona y la Zona Franca de la ciudad, un eje vital para el desarrollo de la economía de la región, y es, además, un elemento dinamizador del turismo de la zona.

Para modernizar y preparar al aeropuerto de Barcelona-El Prat para la demanda futura del tráfico aéreo, en los últimos años se han acometido importantes mejoras de infraestructuras y servicios, como la construcción de una nueva área terminal, la T1, y la ampliación del campo de vuelos con una nueva pista. El objetivo de estas actuaciones es hacer del aeropuerto de Barcelona uno de los referentes del sur de Europa y un hub imprescindible para el ámbito europeo. Así, está prevista la construcción de un nuevo edificio satélite, un espacio con cuatro diques de embarque y desembarque, un área intermodal, prepasarelas, una planta de gestión de transporte de equipajes, además de galerías de servicio y evacuación y la reforma de la T2.

Durante 2010, el Aeropuerto de Barcelona registró un tráfico de 29.209.595 pasajeros, 277.832 operaciones y 104.280 toneladas de carga

¿Cómo pasar de una gestión de procesos a una gestión optimizada?

Pese a que desde sus primeros años de funcionamiento el Aeropuerto venía operando con plenas garantías de servicio, en el año 2000 se comenzó a valorar como mejorable el hecho que cada integrador que trabajaba con una instalación en el aeropuerto, principalmente en lo que se refiere a gestión de la terminal, implementaba sus propios elementos de monitorización y sus herramientas de gestión, según explica Jordi Asensi, jefe del departamento de Gestión de Sistemas y Bases de datos de AENA Aeropuerto de Barcelona. “Cada marca para cada funcionalidad aportaba su propia solución de control”, añade Rafael Cortés, Responsable de Proyectos de Mantenimiento de Emte Sistemas, integrador responsable del actual mantenimiento de la plataforma de control. Por ello,el aeropuerto se encontraba en un escenario en el que 15 ó 20 integradores trabajaban con multitud de tecnologías.La multiplicidad de sistemas obligaba a que todos los operarios conocieran muchas herramientas diferentes y la estructura de control existente hacía prácticamente imposible conseguir fluidez en los procesos de gestión de la terminal. El buen funcionamiento de la instalación conllevaba elevados niveles de estrés operativo y provocaba la constante amenaza de no atender de manera apropiada a las múltiples incidencias que inevitablemente surgían a diario.

“Había especialistas en prácticamente cada proceso y se encarecían tremendamente los costes de mantenimiento”,comenta Carles Rivas, Coordinador del Área de infraestructuras de Emte Sistemas, lo que obligaba, además, “a tener múltiples contratos con muchos proveedores y exigía un esfuerzo adicional de formación” ya que cada sistema funcionaba con su propia lógica de señales y era necesario que el personal la interiorizara para asegurar el buen funcionamiento de la terminal. En este sentido, para Asensi, una de las cuestiones clave para plantear la evolución del sistema de control existente era que estructurado de esta forma, obligaba a AENA a tener sistemas propietarios con la consiguiente dependencia del fabricante que los suministraba.

Jordi Oliva, de Abantia Sistemas & Telecom, integrador responsable del proyecto de control de la T1, es claro en el análisis en relación a este punto: “era necesario normalizar comunicaciones y autómatas para conseguir un entorno de control a la altura de una gran infraestructura como ésta”.

100908_1

Otra de las cuestiones que destacan es la gran disgregación de la información que existía. Para AENA, integrar las instalaciones desde un solo punto de gestión centralizado otorgando al sistema tiempos de respuesta optimizados era una cuestión clave. “El hecho que para controlar un proceso tan simple como la iluminación del edificio una información estuviera en una pantalla local de la sala de control de energía y otros datos se visualizaran en la sala de ingeniería, por ejemplo, impedía trabajar los procesos como únicos y era difícil cruzarlos para atender a otras cuestiones, como el factor medioambiental”, detalla Rafael Cortés. Por esta misma razón, se planteaba también un importante desafío a la hora de resolución de incidencias. Pese a que todos los eventos eran siempre atendidos, “era inevitable realizar un exhaustivo análisis de cada subsistema para entender donde se encontraba el mal funcionamiento lo que, seguramente, retrasaba el tiempo de respuesta”, puntualiza Carles Rivas

Este complejo escenario de gestión para la terminal de Barcelona y la experiencia vivida por otra de las terminales aéreas de AENA de nueva construcción, que optó por el mismo modelo de explotación de instalaciones—lo que obligó a que posteriormente al montaje de la infraestructura se tuviera que realizar un segundo trabajo de ingeniería para conectar e integrar todos los elementos con el consiguiente aumento de costes para el proyecto—, hizo que la dirección del Aeropuerto de Barcelona se planteara buscar en el mercado una solución que garantizara plena conectividad “que pudiese abarcar diferentes fabricantes, que hiciera hablar a todos los sistemas en un mismo lenguaje y que tuviese una escalabilidad que respondiera a las expectativas de crecimiento del aeropuerto”.

En estos términos, el proyecto de control y monitorización de las actividades del Aeropuerto de Barcelona se planteaba como una ambiciosa evolución con el fin de integrar sistemas de gestión dispersos, conectados a través de múltiples lenguajes de comunicación,que manejaban tanto las instalaciones de la terminal —escaleras mecánicas, cintas transportadoras, ascensores, accesos, iluminación, climatización, gestión de equipajes…— como los servicios anexos a ellas —centrales energéticas, control de los niveles freáticos sobre los que descansa el aeropuerto, balizas de pistas…—. “Era una prioridad normalizar procesos y tecnologías” explica la dirección de AENA. Asimismo, se necesitaba implementar una arquitectura de control fiable, ya que como detallan, “una terminal aeroportuaria como la de Barcelona es un entorno de alta criticidad donde las pérdidas de servicio en cualquiera de las áreas implican grandes complicaciones al normal desarrollo de las operaciones” y necesariamente debía ser escalable, ya que al inicio del proyecto el aeropuerto contaba con una terminal, pero estaba en proyecto la construcción de otra de mayor capacidad que la existente, y además, se perseguía integrar al entorno de control edificios anexos a las terminales. Por último, se exigía que el proyecto tuviera un desarrollo económicamente razonable, ya que al tratarse de una infraestructura de carácter público tenía claramente acotados los costes presupuestarios. Tras un análisis de mercado, Wonderware fue la solución que a nivel tecnológico mejor respondía a desafíos a los que se enfrentaban y era la única no propietaria, con lo que se garantizaba poder gestionar la terminal de manera competitiva en cuanto a costes y a equipos de trabajo.

Ante el desafío de controlaruna pequeña ciudad como es un aeropuerto.

El proyecto se inicia en el año 2000 con una necesaria fase de planificación de lo que sería la nueva diná-mica de control de las terminales, ya que más allá del cambio tecnológico lo que se perseguía era diseñar una nueva rutina de ingeniería para evitar duplicar el trabajo de desarrollo y garantizar una total conexión con Wonderware. Desde AENA se decidió que para cada nuevo dispositivo de campo que se instalara, fuera del tipo que fuera, se debía seguir una serie de ‘reglas’ para que una vez implementado se acoplara naturalmente a la capa de gestión con System Platform de Wonderware. Estas reglas se daban a conocer a los responsables de desplegar nuevos servicios para las instalaciones, los que llegaban al proyecto a través de adjudicaciones públicas de contratos, con lo que a pesar de contar con diferentes compañías trabajando en múltiples proyectos, muchas veces simultáneos, se garantizaba una total uniformidad en el desarrollo.“Se realizó todo un trabajo de negociación de la información con la multitud de empresas instaladoras que estaban implicadas en los diferentes proyectos para garantizar el posterior ahorro de costes tanto a nivel de desarrollo como de mantenimiento del sistema”, detallan los responsables de la infraestructura.

Definidas esta características, el primer proyecto que se emprende es la integración con Wonderware de la T2, la terminal más antigua del aeropuerto y la única en ese momento, con el objetivo de aunar todos los sistemas existentes, todos propietarios con sus particulares tecnologías, librerías y lógicas de control. Esta primera fase se centró en lo que se refería al control de edificios —iluminación, control de clima, control de sistemas de transporte de personas (cintas, escaleras mecánicas y ascensores), accesos…— llegando en un primer momento a integrar 35.000 señales.

El segundo proyecto fue la integración de lo que AENA denomina el SCINEA, el Sistema de Control de Instalaciones del Nuevo Espacio Aeroportuario, esto es, todas las instalaciones que se crearon en perspectivas de dar servicios a la nueva terminal pero que no eran la terminal propiamente dicha: central de bomberos, guardia civil, instalaciones de residuos, sistemas de control hidrológico y de bombeo de agua, entre otras. El éxito obtenido en el primer proyecto desarrollado, la T2 del aeropuerto, confirmó que la apuesta por Wonderware tenía que ser estructural a nuevos desarrollos que se realizaran. Tras la integración del SCINEA en el nuevo universo de control, ya se manejaban en torno a las 80.000 señales.

Paralelamente a este segundo proyecto se realizó también la infraestructura de monitorización de las centrales eléctricas, siempre con tecnología Wonderware, aunque en este caso se optó por su desarrollo de manera aislada a la galaxia de la T2 “impulsados aún por la antigua manera de hacer las cosas, aunque este hecho en el futuro, también con la ayuda de Wonderware, se corregiría”.

El tercer proyecto, y el que representa el verdadero salto cualitativo en la forma de gestionar una terminal aeroportuaria, es el despliegue de la infraestructura de control de la T1 del Aeropuerto de Barcelona ya que a través de la dirección de AENA se aplicó de manera integral la normalización de las rutinas de programación e ingeniería que garantizarían el perfecto acoplamiento de los sistemas. El edificio, de nueva construcción, fue una excelente oportunidad para desarrollar desde cero un sistema de control con Wonderware pionero a nivel mundial, aunque sin duda representó un desafío para el equipo implicado en el proyecto.Según relata Jordi Asensi de AENA: “la dinámica de contratación en el sector público, sometida a concursos para cada uno de los ámbitos a desarrollar en la nueva terminal, creó una fuerte dependencia entre áreas que debían trabajar conjuntas pero que no lo hacían debido a que estaban adjudicadas a diferentes empresas. Así, para la instalación del SCADA, por ejemplo, se tuvo que esperar al total despliegue de los equipos de campo. Si no se hubiese decidido desde el inicio del proyecto crear rutinas para cada uno de los desarrollos con el fin que se acoplaran de manera natural a Wonderware, nos habríamos encontrado en la misma situación que queríamos evitar”.

“Para cada uno de los elementos que se iban a desplegar en la terminal, para cada proceso que conectaría con el SCADA, se creó una plantilla de datos que definía su correcto funcionamiento”, explica Oscar Saco del departamento Técnico de Abantia Sistemas & Telecom. Es así como de manera conjunta con AENA se definieron tanto las funcionalidades de los objetos para la interpretación de los PLC por parte del SCADA, en este caso System Platform de Wonderware, como las dinámicas de comunicación de los elementos de campo con el sistema, creando un repositorio de objetos que permitía conectar todos los dispositivos de campo de manera estandarizada. “A cada objeto se le asignó una definición para interpretar las señales del PLC según determinó el equipo de ingeniería. Así, todos los PLCs, fueran de la marca que fueran, tendrían una interfaz hacia los sistemas SCADA común decidida por el aeropuerto”, tal y como explican desde AENA. Por debajo el control puede hacer las cosas a su manera, pero hacia arriba, a nivel de SCADA, los procesos están categorizados y estandarizados.Si quien desarrolló el PLC respetaba el mapa de memoria y el objeto respondía a las funcionalidades de monitorización para el usuario exigidas en el pliego de contratación, el sistema tenía que funcionar a la perfección pese a haber sido desarrollado por diferentes equipos.

Las particulares características de la tecnología Wonderware ayudaron a la implementación de este modelo ya que ofrece la posibilidad de desarrollar de manera independiente la interfaz que se le da al usuario con sus funcionalidades, de la interfaz con la que opera hacia el PLC. En opinión tanto de los profesionales de Abantia Sistemas & Telecom, Emte Sistemas como de Aena,esta iniciativa marca un cambio en la dinámica de desarrollo de sistemas de control en el sector aeroportuario español ya que permite asegurar dos cuestiones fundamentales: que no se duplica trabajo de ingeniería y que se garantiza el correcto funcionamiento de todas las nuevas instalaciones gracias a que todos los objetos allí contenidos ya han pasado una fase de validación previa que confirma su correcto funcionamiento.

Previa a la construcción de la terminal,la validación de los procesos se realizaba en el Centro de Pruebas de Integración, CPI, departamento responsable de la definición tanto de los requisitos de usuario, la interfaz y el diseño como de la realización de las pruebas en maquetas para verificar el correcto funcionamiento. Una vez construido el edificio y desplegados los sistemas de campo y el entorno de control, una tercera compañía independiente fue la responsable del testeo in situ de cada uno de los sistemas a controlar. A la finalización del proyecto de la T1, que en global tuvo una duración de 3 años, se sumaron 200.000 señales a las 80.000 existentes.

Sistema Automático de Transporte de Equipaje (SATE)

Tal y como explica Jordi Asensi de AENA paralelamente a la T1, se ejecuta el cuarto proyecto correspondiente al Sistema Automático de Transporte de Equipaje (SATE) en el que Wonderware se acopla a un software específico para la gestión del proceso de transporte de las maletas hasta su entrega en cinta para alertar de cualquier incidencia. Gracias a la conexión de ambos sistemas, a día de hoy, según detalla Asensi, el aeropuerto de Barcelona tiene uno de los ratios más bajos a nivel europeo en relación a la pérdida de equipaje. Tras esta integración, se realiza el quinto proyecto, la conexión al sistema de Wonderware de la Central Eléctrica de la Nueva Área Terminal (CENAT), que es la central que alimenta al aeropuerto, siendo la primera instalación que se sirve del “modelo aeroportuario”, esto es, una estandarización establecida por AENA para diferentes situaciones y plataformas a través de las funcionalidades Model View de System Platform. En el caso de la CENAT, el modelo utilizado fue el correspondiente al de instalaciones energéticas.

Posteriormente, ya en 2010, se trabaja en el Sistema de Control de Energía (SCE) que, según explican desde Aena, “agrupa básicamente todos los sistemas de control de electricidad existentes en el aeropuerto rediseñando su estructura para tener un único punto de control”. Es así como el SCE queda definido por cuatro centrales eléctricas: CELT (Central Eléctrica Lado Tierra), CELA (Central Eléctrica Lado Aire), CENAT (Central Eléctrica de la Nueva Área Terminal) y CEREM (central de energía que alimenta los sistemas de potencia situada en una zona protegida del Estanque Remolar, vecino al aeropuerto, por lo que exige especial monitorización medioambiental).Transversalmente a cada uno de los proyectos ejecutados, existen sistemas de control de impacto medioambiental del aeropuerto, como son la medición del nivel freático o sistemas de bombeo por Tornillos de Arquímedes para estabilizar una parte de la pista que está sobre una laguna, entre otras operaciones.

La infraestructura tecnológica de un proyecto de esta magnitud, conformado por 5 proyectos independientes ya realizados y uno por realizar, implica la gestión, a junio de 2010, de 700.000 señales a través de 80 servidores que conforman cinco entornos de control, ‘galaxias’ principales, según explican Carles Rivas y Rafael Cortés: la Terminal 1 (T1) que contiene todo el sistema de gestión del edificio de la terminal (iluminación, climatización, sistemas de transporte de pasajeros, monitorización contra incendios, producción y distribución de energía, residuos, etc.) y la Central Energética de potencia frigorífica y calorí-fica (CEN); la Terminal 2 (T2) que agrupa también los edificios de servicios anexos; el Sistema Automático de Transporte de Equipaje (SATE); el sistema energético, con las diferentes centrales eléctricas del espacio aeroportuario de Barcelona, y una última galaxia, que se añadirá en un futuro inmediato, correspondiente al Sistema de Mando de Presentación de Balizas (SMPB) que controlará el comportamiento de las luces de pista.

Dentro de esta infraestructura, destaca especialmente la arquitectura de sistemas de monitorización de la T1 por su lógica, robustez y transparencia estructural. Según relatan Jordi Asensi de AENA, la T1 cuenta con 1 servidor de desarrollo y 19 servidores equipados con System Platform. De estos equipos, uno hace de galaxy repository(GR) con InSQL conteniendo la base de datos de históricos y la librería para la configuración completa de la galaxia. El resto está estructurado en base a 4 parejas de servidores de objetos redundantes (AOS) que contienen la lógica de comportamiento de cada una de las partes de la infraestructura de gestión, 3 parejas de servidores de comunicaciones (DAS) independizados responsables de la comunicación con los PLCs de campo y 2 parejas de Terminal Server, esto es, dos servidores con InTouch de Wonderware, redundantes, que permiten que los clientes se conecten y puedan utilizar las aplicaciones.

100908_2

Una característica interesante es que a nivel de arquitectura tecnológica, el aeropuerto de Barcelona posee dos centros de procesos de datos (CPD) geográficamente distanciados. Los pares redundantes de servidores están separados en estos CPDs uniéndose a través de una red de fibra óptica que enlaza las redundancias “de manera que si cae un servidor de objetos el otro puede dar servicio instantáneamente”, explican. Incluso, si hubiera un fallo energético completo y dejara sin servicio a uno de los CPDs, el otro podría asumir sus tareas perfectamente ya que en condiciones normales trabajan colaborativamente. Asimismo, el único elemento de la galaxia que no se puede redundar, el galaxy repository, se trabaja con ‘Boot from SAN’ tecnología que permite replicar las cabinas de discos de manera continua a través de un servidor conectado a la cabina local y otro, en modo stand by, conectado a la cabina en remoto “así, si cae el CPD en producción”, según explica Asensi, “se habilitan los discos en el otro CPD y se continua trabajando. Es un sistema de back up en caliente, un mirror a distancia”.

Para solventar los posibles conflictos de un sistema redundante como éste en relación al “camino” en el que se debe ejecutar cada uno de los procesos, se creó un objeto al que denominaron “control de comunicaciones” el que, según explica Oscar Saco, “evalúa en cada momento todos los elementos implicados en determinado proceso y con esa información toma la decisión para comunicar a todos los objetos que operan a través de él la vía más optimizada para ejecutarse. De esta manera, se evita cargar al sistema ya que el camino de comunicaciones se define de manera más organizada”.

Otro aspecto relevante en la configuración técnica de la gestión de procesos de la Terminal 1 está en la conexión del sistema de monitorización con el Circuito Cerrado de TV (CCTV).“Para las alarmas asociadas a los dispositivos electromecánicos que dependen de la supervisión del CCTV, el sistema de control comunica con él y ofrece las imágenes del lugar de la incidencia con el fin que desde el centro de control se puedan tomar decisiones respecto a su resolución”, explica Jordi Oliva. “Pese a ser dos sistemas independientes, están perfectamente integrados”.

Un entorno de control único en el ámbito aeropuertario

Tras diez años de trabajo, el entorno de control del área aeroportuaria de Barcelona está casi completamente integrado y AENA ha apostado firmemente para que Wonderware sea la tecnología estándar para el manejo de los 47 aeropuertos que el ente público gestiona en España. El principal y más destacable beneficio obtenido hasta ahora es, en opinión de AENA, la capacidad de Wonderware para manejar de manera integrada y simultánea una gran cantidad de procesos haciendo confluir en una única plataforma múltiples señales de numerosos dispositivos cada uno con su particular lenguaje tecnológico: “Con otras soluciones sería imposible contar con el modelo de gestión que tenemos”, apunta Asensi.“La centralización que nos ofrece la tecnología de Wonderware fundamental para una infraestructura crítica como ésta. Nos permite tener una rápida respuesta a incidencias y, además, ser proactivos en la mejora de los procesos ya que contamos con toda la información unificada y en tiempo real para poder analizar su funcionamiento”.

En esta misma línea, tanto desde Emte Sistemas como desde Abantia Sistemas & Telecom destacan que pese a la complejidad de las instalaciones a gestionar, existe una fluida dinámica de control: “Ahora toda las terminales se manejan con un entorno común. Abajo cada sistema sigue funcionando con la lógica de sus sistemas pero Wonderware ha creado una capa de extracción y de intercomunicación entre los diferentes elementos que hace posible manejar muchísimas señales de manera unificada”, comentan.

Desde el punto de vista de gestión empresarial, Jordi Asensi de AENA destaca que Wonderware ha permitido manejar el aeropuerto con criterios altamente competitivos: “El que una infraestructura de servicio público como un aeropuerto tenga libertad para contratar los servicios de mantenimiento de la plataforma de control es posible gracias a que Wonderware ofrece una arquitectura abierta, reconocible por cualquier empresa especializada en sus soluciones”. En este sentido, actualmente Wonderware cuenta en España con una red de 170 integradores de sistemas, muchos de los cuales están especializados en dar servicio a grandes instalaciones como el Aeropuerto de Barcelona. Otro aspecto interesante en lo que se refiere a la mejora de la gestión del negocio, según detalla Rafael Cortés, tiene que ver con el efecto contagio que se produjo entre departamentos a la hora de implementar Wonderware: “Pese a que comenzamos con una arquitectura relativamente pequeña, para la T2, al iniciar la integración de aplicaciones hubo una importante demanda para poder incluir otros aspectos no previstos inicialmente —como la gestión medioambiental— dentro del entorno de gestión de Wonderware. Las gráficas o históricos, por ejemplo, fueron desde un inicio herramientas altamente valoradas. Wonderware motivó un proceso interno de mejora continua que aún se mantiene vivo”. Otro aspecto que identifica como un beneficio significativo es que ahora los jefes de departamento tienen acceso a la información global de los procesos en función del tipo de usuario definido para cada uno dentro de la plataforma. “Antes todos los datos estaban separados, era complicado entender y atender una incidencia. Éramos más reactivos y era una infraestructura más inestable. Ahora el sistema cuenta con la fiabilidad que se le exige a un aeropuerto de la categoría del de Barcelona, situado entre los mejores del mundo”.

A nivel técnico, uno de los aportes que ha hecho Wonderware es la gestión distribuida de alarmas a través de un filtro de las mismas por instalación. Para una infraestructura como el aeropuerto es imposible pensar en la gestión de alarmas de manera centralizada, pese a que esta es la forma más habitual de manejarlas por la mayoría de tecnologías disponibles en el mercado. Si aquí se produce un evento grave, hay una avalancha de información en formato de alarmas tremenda.

Asimismo, tal y como explica Jordi Asensi de AENA, el que la tecnología de Wonderware esté orientada a objetos les ha permitido reducir considerablemente los esfuerzos de ingeniería en la configuración de las cinco galaxias de control existente, especialmente en la T1: “por encima de cada grupo de objetos se definió una plantilla de inicialización, contemplando hasta 4 niveles, que permitía realizar cambios sin tener que entrar a modificar elemento por elemento. El script de la plantilla define el comportamiento de todos los objetos que tenía a su cargo, por lo que las modificaciones del sistema se propagaban de manera segura y sencilla”, explica Oscar Saco.

“El hecho de que Wonderware nos ofrezca un sistema de absorción, gestión y distribución de alarmas, permite gestionar una cantidad de eventos inmensa, incluso miles de alarmas en segundos. De otra manera no sería factible hacerlo”, explica Rafael Cortés.

Para Carles Rivas “normalizar y estandarizar la plataforma de control, así como reutilizar muchos de los desarrollos sobre la lógica de comportamiento de los dispositivos, es una gran ventaja. Sin la tecnología de Wonderware, seguramente, habría sido más difícil llegar al punto de integración en el que nos encontramos hoy y pasar al siguiente paso, en el que para un proceso, sea del aeropuerto que sea, se maneje de la misma forma y no se duplique trabajo”. Coincide con él Jordi Oliva, quien apunta a que esta ‘herencia de clases’ para la configuración de objetos “ha permitido reducir significativamente los costes de desarrollo y el posterior mantenimiento de la aplicación al tiempo que se ha garantizado plenamente la integración de todas las operaciones”.

Por lo que se refiere al uso de la plataforma de control con Wonderware, Jordi Oliva y Oscar Saco detallan su facilidad gracias a las múltiples especificaciones que se realizaron en la etapa de diseño del sistema: la navegación está jerarquizada por zona, planta e instalación contemplando, además, instalaciones técnicas altamente detalladas dentro de cada una de las zonas. Asimismo, todas las comunicaciones con los PLCs y los servidores se realizan en tiempo real, de la misma manera que lo hacen la generación de gráficos solicitados por los usuarios, y se habilitó una herramienta buscador para facilitar la localización de objetos, entre muchas otras características. El proyecto del aeropuerto se comenzó a trabajar en el año 2000 con InTouch de Wonderware, migró a Industrial Application Server y luego se actualizó a System Platform. En este sentido, destacan desde AENA paralelo que ha hecho el proyecto del Aeropuerto de Barcelona y la evolución de la tecnología de Wonderware: cada nuevo lanzamiento realizado por Wonderware permitía a la terminal avanzar un escalón en su proyecto de integración. Así, desde las primeras 35.000 señales se ha pasado a manejar un total de 700.000 inputs en 2010.

La evolución de la tecnología de Wonderware, y la firme voluntad de AENA por alcanzar la excelencia en sus operaciones, asegura hoy el crecimiento y funcionamiento de una infraestructura viva como es el Aeropuerto de Barcelona. Hoy, a nivel de sistema de control, trabajan de manera simultánea alrededor de 15 integradores de sistemas con la seguridad que sus procesos están totalmente estandarizados. El aeropuerto cuenta con 30 licencias de usuarios concurrentes, pese a que, según explican, se puede a llegar a manejar la infraestructura “con tan sólo 8 usuarios en horas de menor tráfico”. La media de trabajo de mejoras de la arquitectura de control se sitúa en torno a 30 proyectos vivos y, actualmente, se está en fase de integración del Sistema de Mando de Presentación de Balizas (SMPB), para el manejo de las luces de pista, y de una torre de control de la plataforma, que elevarán en 200.000 las señales controladas llegando a alcanzar prácticamente el millón cuando se concrete, además, la construcción de una nueva terminal satélite. Estas magnitudes, y los objetivos de integración alcanzados, hacen que el proyecto del Aeropuerto de Barcelona con tecnología Wonderware sea uno de los más emblemáticos realizados por la compañía hasta la fecha.

Objetivos

• Dotar al Aeropuerto de Barcelona de una única plataforma de control capaz de integrar de manera natural procesos de la más variada índole (desde sistemas de gestión de instalaciones -climatización, iluminación, ascensores- hasta centrales energéticas, sistemas de seguridad, balizamiento, etc.).
• Conseguir una estandarización de las dinámicas de control de la infraestructura con el fin de hacer natural el proceso de acoplamiento de nuevas instalaciones y servicios, primero a nivel del Aeropuerto de Barcelona, luego para el resto de terminales manejadas por AENA.

Soluciones Wonderware

• System Platform.
• InTouch
• Historian

Retos

• Dada la dimensión de una infraestructura como un aeropuerto, la tecnología de control debía ser capaz de manejar miles de señales simultáneamente y presentar la información de las mismas de manera contextualizada y simplificada para asegurar su rápida interpretación y posterior actuación.
• Pese a que el aeropuerto funcionaba con plenas garantías, la arquitectura tecnológica de control era un enorme rompecabezas de islas de información que exigían una nueva lógica para alcanzar la total integración

Resultados

• Se ha conseguido estructurar un nuevo entorno de gestión en el que todos los procesos están integrados en una única plataforma sin importar el hardware o el software con el que trabajen.
• El aeropuerto de Barcelona cuenta hoy con una infraestructura de control única en el mundo que garantiza plena fiabilidad de los procesos, aporta total visibilidad de las operaciones y promueve el trabajo colaborativo entre departamentos.
• Gracias a las capacidades de modelización de Wonderware, AENA ha conseguido crear modelos aeroportuarios que permiten estandarizar el trabajo de ingeniería e integrar de manera natural nuevos procesos al entorno de control.

Más información