Início / Actualidad industrial / El desarrollo industrial, un punto de partida para las elecciones

El desarrollo industrial, un punto de partida para las elecciones

Los diferentes partidos políticos de España que se presentan a las elecciones de finales de abril, deberán mostrar su visión hacia el futuro del país en términos de desarrollo y avance tecnológico

El desarrollo industrial, un punto de partida para las elecciones

Inmersos en la Cuarta Revolución Industrial, España afronta su futuro en estos términos en los próximos meses. Las elecciones, convocadas para el 28 de abril, así como sus resultados en cuanto al próximo presidente de gobierno y partido que rija en el país, serán claves para ver la línea que se seguirá en este sentido en los próximos cuatro años.

Esta nueva era en la que la robótica o la inteligencia artificial son dos de sus pilares fundamentales, está basada en integrar en la sociedad mundial unos mayores avances tecnológicos que ayuden a seguir avanzando al planeta. Conectar a personas o compartir información a través de Internet, seguir mejorando la eficacia de las máquinas y empresas, así como la preocupación en todos sus campos por la sostenibilidad y el entorno, son sus principales objetivos.

China, al mando de esta Revolución

La cuarta revolución industrial, ha venido catapultada por el crecimiento económico desde China, principalmente, que se ha puesto como líder de producción mundial, superando en estos niveles a una Estados Unidos que está a su cola. Bastante más lejos ha quedado una Unión Europea que ya fue superada por el gigante asiático a principios de la década en términos monetarios. 

Por lo tanto, España marcha un poco rezagada con respecto a los países punteros en el sector industrial. Su situación no es mala dentro del marco europeo, pero está claro que los cambios políticos vividos en los últimos años ha creado una inestabilidad en el desarrollo tecnológico que impiden al país avanzar en una línea concreta, con un sentido único que le permita crecer como es debido

De ahí que a partir del 28 de abril sea importante que los políticos nacionales se pongan de acuerdo en función de los resultados de las elecciones para poner a un presidente de gobierno que pueda mantenerse en el cargo al menos una legislatura, y así trabajar en el proyecto de esta Cuarta Revolución Industrial con la que España daría un salto importante en su modelo de estado.

El próximo presidente tendrá que elegir el camino del desarrollo

Como no se esperaba de otra manera, los dos principales partidos que mayores posibilidades tienen de conseguir más escaños son el Partido Popular y el Partido Social Obrero Español, los dos que se han estado alternando en el cargo desde 1982. Los pronósticos, además, colocan a Pablo Casado (PP) como futuro presidente del gobierno, aunque Pedro Sánchez (PSOE) estaría muy cerca de él, unos resultados a los que se podrá apostar en las apuestas a política de Betfair, y que ofrecerán interesantes cuotas. 

Por lo tanto, parece que, salvo sorpresa en las elecciones o posteriores negociaciones, España estará en manos nuevamente del PP o PSOE, dos partidos que tendrán que apostar fuerte por el desarrollo, sobre todo, en ciertos puntos del país donde la despoblación y la marcha hacia las grandes ciudades comienza a ser significativa.

Más información