Usamos cookies para mejorar la experiencia de uso de forma constante. Al aceptar este mensaje o continuando con la navegación entendemos que das tu consentimiento para utilizar cookies en todas las páginas de infoplc.net.
Aceptar Política de cookies

La UPV inaugura el laboratorio de Automatización Industrial

  • Viernes, 01 Marzo 2013

El Instituto de Automática e Informática Industrial (Instituto ai2) de la Universitat Politècnica de València ha inaugurado este jueves el Laboratorio de Automatización para el sector alimentario (LASA), alberga un circuito de producción con un robot que manipula pasteles con la misma delicadeza que la mano humana y a la velocidad de una pieza por segundo, según ha informado la institución académica en un comunicado.

Así, el Instituto ai2 y la empresa Dulcesol han presentado un robot que incorpora unas garras que manipulan la bollería "con la misma delicadeza que una mano humana", ha comentado el responsable del proyecto, Martín Mellado. El robot, que actualmente se está implantando en la firma valenciana y que seguirán desarrollando hasta 2014, incorpora unas garras que han sido producidas con sintetizado con láser en una impresora en 3D y cuya flexibilidad permite el contacto controlado con el producto, el cual agarra sin dañarlo, agujerearlo o quitarle el recubrimiento. Para ello, una cámara funciona a modo de "ojos del robot" y detecta previamente en qué punto de la cinta transportadora está el pastel para que las garras sepan en qué momento preciso deben cogerlo. El robot trabaja a la velocidad de una pieza por segundo. "Las garras que actualmente existen en el mercado trabajan más lentas o dañan el material pero, hasta ahora, no había ninguna que, además de trabajar rápidamente ni lo agujereara ni quitara parte del recubrimiento del producto", ha señalado Mellado. Además, la garra es "totalmente económica", con un mantenimiento "muy sencillo" y fabricada con un plástico homologado para la manipulación de alimentos.

Garras para verduras

Actualmente, el Instituto ai2 está en negociaciones con otras empresas de alimentación para diseñar garras similares destinadas a manipular otro tipo de productos, como frutas y verduras. Para ello, se están usando otras tecnologías avanzadas, como sensores inerciales en los dedos de la garra para poder reconocer la dureza del producto al producirse el contacto entre el dedo y, por ejemplo, una berenjena. El Dr. Mellado indica que "esta garra tiene una utilidad clara para clasificar la madurez de una verdura a la vez que lo deja en una bandeja de salida u otra".

Otra de las líneas en la que están trabajando los investigadores del Instituto ai2 y que también se está implantando en Dulcesol es la integración global de la información de producción en un sistema central de supervisión y control.

El proyecto 'Sistema inteligente para la mejora de la calidad del producto', que finalizará a principios de este verano, logrará controlar de una forma global todos los subsistemas de producción de la planta de bollería de manera que lance avisos o alertas cuando se produzcan variaciones en las condiciones de fabricación del producto durante cualquiera de sus fases de producción y, así, el operario pueda modificar parámetros críticos para mejorar el proceso, como el tiempo de cocción o las condiciones de fermentación. "La intención es que cuando el sistema sea validado y se tenga una información suficiente sobre cuáles son los aspectos que más influyen en la calidad, sea él mismo quien también lance directamente recomendaciones sobre cómo solucionar la alerta producida", según ha explicado Paco Blanes, investigador principal del proyecto.

Durante la inauguración del Laboratorio de Automatización para el sector alimentario (LASA), el vicerrector de Planificación e Innovación de la Universitat Politècnica de València, Francisco Mora, ha señalado que "estas nuevas instalaciones son un magnífico ejemplo de investigación orientada a resolver necesidades de la industria. El Instituto ai2 articula bien la investigación básica, la investigación aplicada, el desarrollo de patentes y la innovación tecnológica. Las empresas que integran el Patronato del Instituto ai2, entre las que figura Dulcesol, fomentan la permeabilidad mutua entre sectores industriales y la UPV en lo referente a proyectos e innovaciones tecnológicas".

Fuente: www.diariocriticocv.com

Más información:

/actualidad-industrial
>